HISTORIA TRANSATLÁNTICA SAINT BARTH -HORTA



01h00 de la mañana.

Es hora de relevar a Cathy, que viene a ayudarme a subir a cubierta para hacer la guardia.

Si el despertar es difícil, se olvida rápidamente por el espectáculo que ofrece el cielo en el mar. No me perdería por nada del mundo esta cita nocturna y solitaria con el cielo estrellado y las olas, a veces cargadas de fitoplancton bioluminiscente, que se deslizan sobre el casco del Estrella.

El aire es húmedo y todavía relativamente suave, el cielo un negro profundo salpicado de estrellas, donde podemos ver claramente la alineación de Venus, Júpiter y Marte, todos animados por un festival de estrellas fugaces.

Un verdadero espectáculo, te digo.


Ya estamos en nuestro quinto día de navegación.

El calor sofocante de Saint Barth, donde nos detuvimos antes de iniciar la travesía, parece lejano. Y recordamos con agrado la cálida acogida de Richard, el amigo de Christophe, al que intentamos embaucar hasta la última noche tomando una copa en el Select. Estuvo muy cerca. Quizá el año que viene.

La vida a bordo se va asentando poco a poco y estamos descubriendo felizmente la navegación a corta distancia.

Somos cuatro a bordo para esta primera parte del viaje a casa.



Christophe Lebas, un regatista oceánico con un pedigrí impresionante, incluyendo La Solitaire du Figaro, una de las regatas más exigentes en solitario.

Un geoproblemático, se implica a fondo en el barco y resuelve uno a uno los numerosos problemas de Estrella. Nunca dejó de impresionarnos su ingenio y su capacidad de análisis y reparación con los pobres medios de que disponía, desde la mecánica hasta la electrónica, sin olvidar los chanchullos de confort, todo ello con un barco bien escorado...

Ah, y podemos decir que es muy bueno en el análisis del tiempo...









Marc Fiorese, ex jugador profesional de rugby en la primera división del Stade Rochelais e ingeniero en ingeniería eléctrica. En la transición profesional, llegó a encontrar en esta travesía una aventura humana pero también personal, para aprender a soltar y darse tiempo para la introspección.

Y para eso, una travesía transatlántica es una buena escuela. No siempre es fácil cuando hay que aceptar los imprevistos, las circunstancias técnicas, meteorológicas y humanas, y adaptarse a un entorno a veces hostil que puede poner el cuerpo a prueba. Desplazamientos difíciles, mareos de los que acabará librándose al cabo de unos días, olvidar sus expectativas para abrazar el momento, intentar desconectar de su mundo terrestre y dejarse llevar por los imprevistos de la navegación...

Poco a poco se fue soltando y, como buen centurión, al cabo de una semana hacía sus flexiones en la parte delantera del barco para mantenerse en forma.



Cathy, un pilar de Estrella que sabe dónde está todo y hace que la vida a bordo sea muy agradable. Es la única que hace el bucle completo. Presente desde la salida de La Rochelle el pasado 11 de noviembre, sólo habrá dejado el barco durante tres semanas, cambiando el puerto deportivo de Le Marin en Martinica por la casa de Didier en Petit Bourg en Guadalupe. Una misión de guanteo con nuestro amigo Didier, productor de cúrcuma orgánica, parte de cuya producción se lleva a vela. Desde el desenterramiento hasta el aclarado de los rizomas en el río, pasando por la transformación en copos y el secado, habrá asistido a una buena parte de la producción. Una aventura dentro de una aventura como las que nos gustan y que tendremos que contar por cierto....



Y yo, Olivia, estaba encantada de poder participar en el regreso del Estrella a su puerto de origen, La Rochelle, después de varios meses pasados en las Antillas intentando, con Cathy, hacer brillar el proyecto, acogiendo a los marineros, sentando las bases para el próximo año e intentando, lo mejor posible, cuidar de nuestra estrella.

Estos momentos de guardia nocturna a solas en la cubierta son la oportunidad de empezar a revisar el año pasado, analizar los fracasos, los éxitos, las dificultades, el camino recorrido y tratar de digerir todo eso para preparar mejor lo que viene. Porque, como puedes imaginar, ¡esto es sólo el principio!

¡Pero hay que aprovechar el momento y esta navegación tan simbólica para el Estrella Lab que toma el camino de vuelta a casa!

Así que observo con admiración el amanecer que comparto con Marc, que ha venido a tomar el relevo. Y me cuesta volver a mi asiento, pegado por lo que ocurre a nuestro alrededor.




 


Han pasado casi siete días desde que salimos de Saint Barth, recorriendo casi 12.000 millas, es decir, algo más de la mitad del camino.

La vida a bordo se ha acomodado tranquilamente al ritmo de los relojes, de los cacharros y de los increíbles platos que Cathy prepara para nosotros.

Todo esto está salpicado de acontecimientos que a menudo son muy geniales, a veces mucho menos.


Como el domingo pasado, un día con condiciones ideales para sacar el spinnaker.

Siempre es un poco mágico ver cómo el spinnaker se llena de viento y hace 3 nudos como si nada. Nos maravillamos como niños ante el mar azul brillante que se extiende por 190m2. Nos dejamos arrullar por el nuevo ritmo que marca, suave y regular, y nos sentamos, felices de tener un almuerzo soleado bajo el spinnaker.

Pero entonces, sin previo aviso y sin razón aparente, ¡se desgarra en toda su longitud! Fue una visión triste que estropeó un día que había empezado tan bien.

Pero decidimos no dejar que este duro golpe destruya la moral de las tropas. Llevamos dos años con estos problemas y encontraremos la manera de repararlo o sustituirlo si no es posible la cirugía.

Así que lo devolvemos suavemente a bordo, lo almacenamos adecuadamente y seguimos adelante.

Bueno, no voy a ocultar que esa noche nos fuimos a la cama un poco antes de lo habitual...




Y la vida de la tumbona retoma su curso. Pescar (sobre todo sargazo), juguetear, leer, cocinar, observar a los físicos, esos extraños seres que viven de tres en tres en simbiosis, flotando en la superficie del agua. Una especie de burbuja, un flotador translúcido bordeado por una cresta rosa, en la que hay una anémona azul, y bajo la cual hay entre 10 y 50 metros de filamentos. Otra cuestión que añadir a la lista de cosas que hay que entender cuando lleguemos a tierra.

Y entonces oímos "¡Sobres! Dorado".

Al final de la línea, un magnífico dorado que Marc y Christophe consiguen subir a bordo. ¡El primero de Estrella! Lo mataron con un traguito de ron en la boca, una técnica bastante eficaz transmitida por Isa en Guadalupe.

Marc se dispone a levantar los filetes, que nos apresuramos a degustar para el almuerzo, marinados con aceite de oliva, lima y sal gruesa. Difícilmente podría ser más fresco. Una delicia.

La que llamamos Martine nos agasajó durante cuatro comidas, en tartar, en tataki con semillas de sésamo tostadas y en guiso, bajo la mano experta de Cathy. No dejamos ni una miga.

Descubrimos con gusto la navegación con una tripulación reducida y nos decimos que, finalmente, con cuatro personas tampoco está mal.

Por el momento las condiciones son relativamente fáciles y pronto deberíamos salir de la calma que nos ha acompañado durante más de 24 horas.

Nosotros, o al menos Christophe, estamos aprovechando que el barco está plano para hacer algo de trabajo mientras esperamos el viento, que debería volver pronto. Y podremos volver a un ritmo de navegación más sostenido.



¡Y hay algunas cosas que no están bien!

El motor del piloto, que ya no funciona, se reparó reutilizando las escobillas de carbón de un viejo alternador que Christophe había recuperado en Saint Barth.

La idea era desmontarlo para extraer los diodos de nuestro alternador del motor...

Entre el diagnóstico, la reflexión, el desmontaje, etc., pasamos un largo tiempo, durante el cual Marc tomó valientemente el timón.

Al día siguiente, le tocó el turno a nuestro sensor de ángulos. Esta vez consiguió que el sensor volviera a funcionar utilizando un trozo largo de mi alargador de oficina... En términos de sistema D no estamos mal, y aunque hubiera preferido hacer otra cosa, puedo decir que estamos muy contentos de tener a Christophe a bordo. Cuarenta años de experiencia y expresión solitaria... ¡Es hermoso y precioso!



Lo bueno de la navegación transatlántica es que la naturaleza tiene una forma de hacernos olvidar nuestros problemas. Un pequeño banco de delfines celebra en el barco y ¡vamos de nuevo!

Y en la noche del 15 al 16 de mayo, un regalo que recordaremos durante mucho tiempo: ¡una CHISPA DE LUNA!

¡Qué increíble oportunidad de ver esto desde el medio del Atlántico! Visibilidad perfecta, estrellas fugaces, plancton bioluminiscente en las olas que acarician el casco, podemos ver la vela mayor y el bonito flocado Estrella Lab en el lazy bag.

No sabemos a qué atenernos. Se mire por donde se mire es precioso.

Nos ofrecemos un sorbo de ron viejo

cada uno bajo el eclipse para sellar el momento y nos decimos a nosotros mismos que sólo por esto, merece la pena cruzar el Atlántico.


Luego, tras una última noche inquieta, ¡tierra a la vista!

Sólo faltan unas pocas millas para volver a la civilización, todavía con un viento constante que nos lleva a más de 9 nudos desde las 5 de la mañana.

Es hora de abrir los ojos y las fosas nasales para disfrutar del aterrizaje aunque, por una vez, el tiempo no nos acompañe. El cielo está nublado y una ligera lluvia nos acompaña...

La visibilidad es mala, el volcán Pico está bajo las nubes pero aún podemos distinguir la costa y esta impresionante roca a la entrada del puerto de Horta.

¡Huele la llegada y el aperitivo en el legendario Peter Café!


No hay espacio en el puerto, vamos a fondear.

Si llegamos a tiempo para el vuelo de regreso de Marc, lamentablemente no podremos beber juntos en Peter's.

Sacamos la lancha y nos despedimos bajo una lluvia torrencial, un poco tristes por no poder desembarcar todos juntos, ¡pero lo compensaremos en La Rochelle!

Christophe lleva a Marc a tierra, van a la oficina del capitán del puerto, ¡tendremos un lugar en el pontón esta noche!

¡Todavía consiguen tomarse una cerveza en Peter's antes de que llegue el taxi al aeropuerto, cerrando así esta bonita etapa recorrida en 12 días, 17 horas y 18 minutos!



Photo de l'quipage en veste de quart, sous la pluie lors de l'arrivée à Horta

Bravo l'équipe !






Tracé de la route d'Estrella sur la carte

Es hora de descansar, arreglar y hacer retoques antes de dar la bienvenida a la nueva tripulación para la segunda etapa !



Logo Estrella








0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo