una epopeya fantástica de guadalupe a martinica




Después de un mes en el puerto deportivo de Bas du Fort, ¡qué alegría ver cómo vuelve a la vida nuestro Pequeño Laboratorio Flotante de Humanidades!


El 2 de febrero soltamos amarras para un viaje de diez días de Guadalupe a Martinica.

A bordo del Étoile: Cyril Flouard: capitán, Cathy, Bernard, Franck, Jean-Michel, Loup, Auguste y Olivia.


Desde los 22 hasta los 65 años, cada miembro de la tripulación aportó los preciosos ingredientes del compartir, la sed de aprendizaje, la pasión por transmitir, la curiosidad y la benevolencia (y un tomo de oveja de 5 kg traído por Bernard, que en gran medida jugó su papel en el buen humor colectivo 😀 ).

Nunca abandonaron la orilla, demostrando una vez más que el poder del colectivo es inmenso.


Fue en Marie-Galante donde echamos el ancla la primera noche.

Tino, un viejo amigo del Hexágono que lleva dos años viviendo aquí, se unió a nosotros a bordo, descubriendo Estrella por primera vez. Será nuestro guía durante nuestra (demasiado) corta estancia.

Un paseo por la ciudad, un pequeño mercado, un almuerzo de langosta en el Skipper, un baño en la increíble Anse Canot, el mirador de Gueule Grand Gouffre, (no muy practicable en silla de ruedas pero con un buen equipo está bien), una visita a Henri's para un aperitivo...

Este pedacito de paraíso donde el tiempo parece detenerse nos llamó la atención y nos habríamos quedado más tiempo si el resto del programa no fuera igual de atractivo...


Vea la presentación de fotos a continuación:




Partimos de nuevo hacia Les Saintes, llevando con nosotros pequeños trozos de Marie Galante: el ron, por supuesto, y Tino, curioso por saber qué puede tener en su vientre un barco de 60 pies como el Estrella. Como las condiciones eran las adecuadas, sacamos nuestro magnífico spinnaker para lucirlo. No por mucho tiempo, por desgracia, ya que descubrimos dos pequeños enganches en la vela 😢. Una cosa más que añadir a la lista de cosas que hacer en Le Marin...





Pero por el momento, es hora de disfrutar, ya solucionaremos los problemas más adelante.

Así que volvemos a meter el spinnaker en su calcetín y zarpamos de nuevo hacia el pueblecito de Terre de Haut que Estrella empieza a conocer.

Un paseo por tierra para algunos, un descanso para otros, el desembarco de nuestros dos mousses pequeños que aprovechan nuestro paso por aquí para pasar un rato con sus amigos que conocieron cuando trabajaban en la isla, y una noche de karaoke improvisada para el resto de la tripulación. Cathy on fire 🔥 bailando sobre los sonidos de su juventud, Jean-Mi que nos sorprende con música de la época en que vivía en Zaire, una mezcla de géneros y épocas... ¡Un buen karaoke!


Al día siguiente, un poco embarrado hay que reconocerlo, vamos a recoger a Loup & Auguste y aprovechamos para traernos unos tormentos de amor, estas deliciosas pastas de Santo... A continuación, un poco de mojado/natación en el îlet Cabri para recuperar nuestras ideas y probar nuestra nueva silla de mástil de lanzamiento para discapacitados.

Tino nos deja para volver a su isla, y aquí volvemos a la costa de sotavento, hacia Malendure y su reserva Cousteau. Llegada al atardecer, anclaje con vistas a los islotes Pigeon, prometiendo un hermoso día por venir...



Desembarco en la playa, almuerzo de buenos bokits gordos en Mélo's (Bernard lo recordará 😉 ) y un improbable encuentro con Jean-Didier Martial, director de Seaview Progress, ¡uno de nuestros socios desde el principio! A continuación, vuelva al agua en una lancha neumática, acompañada por la música salvaje de un pequeño carnaval salvaje... antes de ir a descubrir los fondos marinos de la mítica reserva de Cousteau. En waveski solo para Jean-Mi, un fino kayakista que descubre la máquina, en doble para Gusto y Loup y el resto de la tropa en dinghy.

Pequeña playa de ensueño, agua cristalina, vida submarina enjambrada... Por mucho que sepamos, seguimos siendo

todavía estamos sorprendidos.

Lo aprovechamos al máximo antes de volver al barco en un waveski remolcado por el bote, remando y nadando por Olivia (un buen kilómetro de todos modos) en vista de la navegación nocturna.

¡Y qué vela! El cielo nos hizo un regalo impresionante al principio, ofreciéndonos una ardiente puesta de sol con un viento tranquilo, antes de la entrada más difícil en los canales.

¡No fallaron a su reputación!

Sesión informativa de seguridad por parte de nuestro muy educativo capitán, distribución de las guardias, noche ventosa, especialmente después de dejar atrás Dominica. ¡Toda una experiencia para nuestros dos pequeños mousses que descubrían esto por primera vez!



Vea la presentación de fotos :



Y aquí estamos, 17 horas después, la costa de Martinica nos recibe con un arco iris perfecto que nos acompaña casi hasta nuestro nuevo destino: Les Anses d'Arlet.

¡Ahlala, los cielos en el mar mis amigos!



Les Anses d'Arlet es lo que soñamos desde La Rochelle.

¿Por qué soñamos con ello?

En primer lugar porque es magnífico, claro, y eso significa que Estrella ha llegado un poco más lejos en su nueva vida.

Pero sobre todo porque en Anses d'Arlet sabíamos que íbamos a encontrar otro barco que llevamos muy alto en el corazón... Un barco de La Rochelle, uno de los más bonitos, uno de los que nos han apoyado desde el principio y sobre todo en los momentos difíciles, un barco con una historia increíble que nos ha inspirado, llevado por su capitán que lo es tanto.

Este barco es el NOTRE DAME DES FLOTS (amigos de La Rochelle, siento un poco de envidia ;-)).


La noche de nuestra llegada, nos encontramos en tierra, como un pequeño anticipo de la velada que estábamos soñando.

Al día siguiente, ¡un gran programa para Estrella y su tripulación!

Échappées Belles, el programa que nos había dedicado un breve pasaje en su programa sobre La Rochelle, volvió a embarcarse por una tarde.

No para hablar del proyecto esta vez, sino para demostrar que incluso en un barco se puede comer bien.

Nos gusta comer bien y descubrir los sabores locales en Estrella, así que nos hemos divertido elaborando un menú digno de un restaurante:


Como aperitivo: hummus casero con guisantes de Angol servido sobre empanadas de yuca caseras, con un Tit Punch por supuesto

Para empezar: tartar de pargo recién pescado por Franck y preparado por Cathy

Plato principal: el tradicional pollo colombo, al estilo de Cathy & Olivia

Para el queso: algunas rebanadas del increíble tomo de brebis traído por


Bernard (¡lo más increíble es que conseguimos reservar un poco para el evento!) acompañado de una pequeña compota de mango hecha por los chicos

De postre: una receta traída por Cyril: piña cortada para mojar en ron flameado

y chocolate fundido, todo ello regado con una cosecha de ron arreglado Estrella Lab, con vainilla y maracujas del jardín de Didier, un amigo de Guadalupe 😎.


Nos esforzamos al máximo en esta pequeña secuencia, incluida la decoración de la mesa, ayudados por los consejos de Zina del restaurante Kas Krut, donde estuvimos el día anterior.

¡Una gran obra colectiva!

Para los interesados, nuestra pequeña secuencia debería aparecer en el programa el 26 de marzo a las 20:30 horas ;-)


Un momento agradable compartido con el equipo de rodaje, que terminó con un agradable aperitivo a bordo, antes de tomar nuestra comida en el Notre Dame des Flots, para una comida memorable. Amigos de La Rochelle, ¡pensamos en vosotros! Con una atención especial para Valou por supuesto 💙.


Vea la presentación de fotos :


¡Una velada muy agradable que nos habíamos prometido desde La Rochelle! Gracias Pepo, Clair, Gael, Maude y los demás. ¡El equipo de Estrella lo recordará!


Al día siguiente dejamos a los amigos para nuestro destino final: Santa Ana. Tuvimos una pequeña y dura navegación a lo largo del Diamante, lo que dio algo de color a algunos de los tripulantes, ya que no estaban del todo indemnes por la noche del día anterior...

El Diamant hace honor a su nombre y sorprende por sus escarpados acantilados. Una roca que surge directamente del mar, fue utilizada como base militar por los ingleses para controlar los cargamentos que llegaban a Fort de France. Se cuenta que un cargamento de 100 hombres se instaló allí, con una lavandera...






Jean-Mi nos lo cuenta y viramos hacia Saint Anne, donde nos instalamos en el fondeadero, añadiendo una estrella al inmenso bosque de mástiles (¡el mayor fondeadero de las Antillas!). Última noche para Franck y Jean-Michel, bajamos a tierra para una última cena.





Al día siguiente, conseguimos milagrosamente programar una sesión de esquí con olas antes del vuelo de regreso de Jean-Michel, con Julien de All Water.

Salida temprana para Jean-Mi y Olivia, equipaje, sillas y esquí de olas doble acoplado a la embarcación. Julien les espera en la playa para llevarles al otro lado de la isla, a Tartane, en la playa de La Brèche exactamente. Esta es la oportunidad de descubrir la isla por tierra.

Julien es quien nos ha prestado los dos waveski de La Rochelle. Organiza cada verano un fin de semana de handi-waveski en Mimizan, en colaboración con Vagdespoir.

Ex campeón, si hay algo que le gusta es compartir su pasión.

Y lo pongo aquí, pero está aquí hasta fin de mes, listo para hacerlo de nuevo ;-)



No dudó ni un segundo en conducir varias horas para tratarnos en las olas, un poco más grandes de lo esperado, con su tándem. Lugar de ensueño relativamente accesible, magnífica vista del agua, inmenso placer de encontrarnos jugando en las olas y total admiración ante la infinita paleta de azules que nos ofrecen.

¡Gracias Julien!




Pero por cierto, ¿qué es un waveski? 🤔

Un híbrido entre un kayak y una tabla de surf, que puedes utilizar para dar un paseo o fondear, ¡pero con el que puedes surfear la ola! Y cuando es grande, te da esto ➡︎➡︎

Pica nuestro segundo Cyril Samson 😜





Cerramos la sesión con un buen colombo familiar en el restaurante de la playa, antes de dejar a Jean-Mi en el aeropuerto, todavía todo salado. Luego, de vuelta a Santa Ana, justo a tiempo para despedirse de Franck, no sin emoción, que a su vez abandona la aventura. Se siente como el final... Y el regreso de las dificultades para Cathy y Olivia.


Va a soplar fuerte durante los próximos días, así que el capitán y yo decidimos, debido a la falta de espacio en el pontón, colocarnos en una boya en Le Marin antes de que toda la tripulación desembarque.

El resto tiene pinta de ser rock'n'roll: Cathy y Olivia estarán solas a bordo, con toda la logística de gestión de arneses, botes, agua y energía que ello implica...


Pero la belleza de estos últimos diez días nos recuerda por qué estamos haciendo esto y nos da un impulso para afrontar el resto.

Gracias de nuevo a Cyril por habernos llevado a puerto y a la tripulación por haber confiado en nosotros, por su siempre alegre participación en este viaje. Esto nos confirma que, a pesar de los graves escollos, no debemos dejar de lado nuestro Pequeño Laboratorio Flotante de Humanidades. ¡La fuerza del colectivo es sin duda un superpoder!


En cualquier caso, lo único que queremos es volver a hacerlo. ¡Y es una buena cosa, Estrella está en las Antillas hasta mayo!



Así que si este viaje le ha dado ganas de ir, ¡contacte con nosotros!

Y si el viaje transatlántico de ida y vuelta te gusta, ¡pronto lanzaremos las inscripciones!

contacto :
06 48 09 30 33 / olivia@estrellalab.com / hissonsletoile17@gmail.com

¡Nos vemos pronto para la continuación de las aventuras de Estrella Lab!


Únase y/o haga una donación a la asociación : https://www.helloasso.com/associations/hissons-l-etoile/adhesions/hissons-l-etoile-ii-estrella-lab

*Pour rappel vos dons vous permettent de bénéficier d'une réduction fiscale ;-)















0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo